Recibe todas las novedades en tu mail

Sobre la minería a cielo abierto

Vecinos de Esquel comentan la nota que Víctor Hugo Morales le hizo al profesor Féliz
Por el Equipo científico técnico de la Asamblea de Vecinos por el NO A LA MINA, Esquel-Chubut
En la ficha del programa dice: “Víctor Hugo Morales y su equipo reflexionan en voz alta sobre los asuntos de la actualidad con la ayuda de calificados expertos”, por lo tanto, no es quedarse en la espuma de las noticias sino profundizar en ellas.
Desde la presentación, el periodista ensalza a Féliz diciendo: “es un gusto, un honor, tenerlo como invitado” (es profesor, uno de los once pertenecientes al staff de Química Inorgánica de la UNLP), y se coloca él mismo y al oyente allá abajo diciendo: “…cuando Ud. Escucha cómo nos lanzamos a hablar desde el enorme desconocimiento sobre la minería a cielo abierto, incluso los medios…” Da por descontado que el Sr. Feliz sabe y los demás, no.
Pero sucede que a lo largo de la entrevista nos vamos dando cuenta que el Dr. Féliz no es tan erudito, ni siquiera informado en el tema, ya que a duras penas va intentando hilar un discurso que atraviesa por patéticos momentos casi cómicos, si el tema no fuera tan serio. Es imprescindible escuchar el audio para poder darse cuenta de sus dificultades para hablar clara y correctamente.
http://www.continental.com.ar/escucha/programas/profesor-de-quimica-inorganica-desmiente-topicos-sobre-mineria-a-cielo-abierto/20120214/programa/742304.aspx?au=1624723
Desde el punto de vista de la ciencia son muchos los errores y algunos de gran magnitud, por lo cual resulta asombroso que hayan elegido a esa persona, para defender la actividad minera.
Pasemos a enumerar “algunos” de los errores, confusiones u horrores conceptuales cometidos por el Sr. Feliz, porque todos sería demasiado:
1) Dice que existe minería a cielo abierto desde los romanos para acá, debiendo quedar claro que lo que está en discusión es la minería a gran escala, porque la recolección artesanal de lajas es a cielo abierto y es obvio que nadie la cuestiona. Hablemos entonces de minería a gran escala –megaminería polimetálica-.
2) Menciona la Mina Waihi en Nueva Zelanda con más de 100 años de actividad minera y donde además se desarrolla actividad turística, pesca, etc. Pero claro, no menciona que el funcionamiento del tajo abierto comenzó en 1987, razón por la cual existen algunos efectos que aún no se han detectado, dado los tiempos en que usualmente se manifiestan (1).
3) Habla exclusiva y extensamente del cianuro de hidrógeno (gas) en cuanto a su toxicidad, pero se olvida de mencionar que en la industria minera se lo utiliza en solución (de allí la gran demanda de agua) y que se lo transporta en estado sólido, por lo cual en el estado gaseoso, precisamente es en la forma que menos se presenta. El peor desastre en cuanto a contaminación con cianuro, fue precisamente en solución, obviamente. (2).También olvida mencionar que el cianuro de hidrógeno era el gas con que se mataba a la gente en las cámaras de exterminio nazi.
4) Existen varias publicaciones científicas y técnicas que mencionan los productos de degradación del cianuro, que incluyen docenas de compuestos, y él agota su discusión en los productos de oxidación por el aire y el sol, sin comentar cuántos, cuáles, ni sobre la toxicidad de los mismos (3, 4, 5). Si bien es cierto que el cianuro se descompone naturalmente en productos no tóxicos, esta reacción tiene condiciones muy difíciles de lograr en la naturaleza, como pH neutro, presencia de oxígeno y luz solar. Además, se trata de una reacción en cadena que genera muchos productos intermedios, altamente tóxicos como cianatos, tiocianatos, etc, que permanecen en el ambiente muchos años por su alta vida media.
5) Su mención del cianuro como origen de la vida en la tierra no es para nada consistente, las teorías de la síntesis abiótica como origen de las moléculas que hoy aparecen en la tierra, son varias, y sólo en alguna de ellas se menciona la posible existencia de cianuro de hidrógeno otras, las más clásicas, mencionan por ejemplo la presencia de metano, amoníaco, agua e hidrógeno (6). De todas maneras siguen siendo teorías, y a la luz de los conocimientos actuales son cuestionadas. (7).
6) Pero va más allá de considerar al cianuro como origen de la vida en la tierra y agrega, por cierto confusamente, que el cianuro quedó atrapado en las plantas (¡?) , y esto sí excede toda imaginación. Se estima el número de plantas con flores en el reino vegetal en unas 300.000 y sólo en unas 1000 (0.03%) se encuentran glicósidos cianogenéticos (sustancias que por hidrólisis enzimática pueden generar cianuro) (8). Claro, dice que se liberan de las hojas como un “tóxico normal” y rápidamente sigue con otro tema porque se da cuenta que está reconociendo que el cianuro es tóxico (pero normal, afortunadamente!).
7) Dice que para intoxicarse con cianuro “hay que hacer un esfuerzo”, bueno le diríamos que ingerir una cantidad comparable a un grano de maíz, de cianuro de sodio (150 mg), es una dosis letal. Él sigue refiriéndose a la forma de gas, quizás porque le guste imaginar que se volatiliza y desaparece, él dice se “destruye por oxidación”, y es una barbaridad conceptual porque un profesor de química debe saber que la materia no se crea, ni destruye, sólo se transforma, un principio elemental de la química, que estableció el químico Lavoisier. Además la vida media del cianuro de hidrógeno en el aire es de uno a tres años. (9, 10). El Dr Korte dice que las consecuencias del venteo de cianuro a la atmósfera tendría ¨consecuencias impredecibles¨, peores que las del efecto invernadero o el agujero de ozono.
8) Feliz continúa diciendo que escuchó decir a un geólogo o a un ingeniero en minas (¿?) que “lo destruyen” con lavandina, por cierto no dice que lo investigó en tal o cual libro o publicación, lo que resulta poco consistente para un catedrático. Lo deseable hubiera sido que acompañara la bibliografía científica que avalara tal comadreo.
9) Dice que el cianuro no causa ningún problema en la naturaleza, podría remitirse a leer los trabajos y publicaciones técnicas relacionadas con el desastre ocurrido en Rumania, o los numerosos casos en Montana. Además de los informes técnicos de la Agencia de Protección ambiental de los Estados Unidos (EPA), entre ellos el documento: Daños a las salud humana y ambiental provocados por la minería y por sus desechos (11). Puede por supuesto documentarse también de los casos de muertes de peces, aves y otros seres vivos, además de la intoxicación en humanos, en todo el mundo
10) Respecto al tema del consumo del agua dice que no tiene información, pero a renglón siguiente afirma “es como agregar una finca de ciento y pico de hectáreas (¡) al sistema de riego compartido” y agrega que “no he escuchado jamás en toda la búsqueda que hice sobre la cuestión minería que hubiera un problema con el consumo de agua”. Acaso no se ha documentado del consumo en La Alumbrera: los docentes de la Universidad de Córdoba que sí estudiaron el tema y rechazaron los fondos provenientes de esa minera (12) documentan que consume casi el doble de agua que toda la provincia de Catamarca, 100 millones de litros de agua por día. Nota completa
Nota relacionada: Opinión: “Mega-minería no es desarrollo”, por Hernán Schiaffini
Publicado por Puerta E
---
**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

No hay comentarios.: