Recibe todas las novedades en tu mail

Envío de Serpal: Los mineros chilenos y su líder Luis Urzúa


Los mineros chilenos ya están en la superficie.”Una lección de vida para la humanidad entera”, construida principalmente desde la fuerza y la dignidad de los propios trabajadores sepultados por un derrumbe. Una trágica y habitual consecuencia de la falta de cumplimiento de normas de seguridad por parte de muchas empresas mineras.


Ejemplo de esa lección de vida, es Luis Urzúa, jefe de turno en el momento del incidente. Fue el primero en responder desde las profundidades del cerro cuando se estableció comunicación con la superficie y el ministro de minería preguntó “Aló, ¿con quien hablo?” . “Está hablando el jefe de turno, Luis Urzúa; estamos bien, esperando que nos rescaten”.
 
Fue el primero en hablar y el último en ser rescatado. Un reconocimiento colectivo a un líder natural, que desde el primer momento supo organizar a sus compañeros, racionar el alimento que disponían, prepararlos para lo que sería una larga espera.


Luis Urzúa quedó huérfano desde pequeño, y su padrastro, Benito Tapia Tapia, empleado de la minera Sobresal, fue todo un padre para él. Dirigente nacional de la Confederación de Trabajadores del Cobre y miembro del Comité Central de las Juventudes Socialistas, en setiembre del 73, cuando tenía 32 años fue detenido por los militares y conducido al regimiento de Copiapó. Fue asesinado por la llamada “Caravana de la Muerte”. Desde entonces Luis Urzúa asumió su responsabilidad en ayudar a su madre y a la crianza de sus seis hermanos. De allí viene su temple y su actitud de liderazgo entre sus compañeros.

La referencia no es anecdótica. Porque si bien la tecnología fue importante en el desenlace, de nada hubiera servido si no fuera por las actitudes de los mineros, por la solidaridad de sus compañeros y de sus familias, por la voluntad colectiva de rescatarlos con vida.


En nuestro SERPAL 425 de agosto pasado, escribíamos: “El gobierno y las empresas privadas intentan convertir la tragedia en un show mediático que deje en segundo plano las responsabilidades del suceso.” Desgraciadamente, así fue hasta ahora, y en ese empeño están muchos políticos y medios de comunicación, chilenos y extranjeros.
Por eso hoy recurrimos nuevamente al escritor Hernán Rivera Letelier, quien vivió siempre en el norte chileno y trabajó en las empresas mineras de la pampa salitrera. Su artículo, es otra visión, a nuestro juicio más humana, más profunda y más sensata que la efímera explosión oportunista de los medios y los insaciables mercaderes.


Redacción de SERPAL
Servicio de Prensa Alternativa.
 
Ver el trabajo de Hernán Rivera Letelier en
http://esquelintimo.blogspot.com/

No hay comentarios.: