Recibe todas las novedades en tu mail

Ecología: la extinción del ajolote


(México, D.F.) Al realizar un análisis de viabilidad poblacional de la especie, en la Delegación Xochimilco, un grupo de especialistas llegaron a la conclusión de que si no se desarrolla un programa de conservación útil, este anfibio puede desaparecer.


“Antes de que nuestros hijos tengan descendencia, el ajolote, un animal fundamental para México, desaparecerá; por ello, trabajamos en generar refugios para estos anfibios, con el apoyo del gobierno federal”, expuso Luis Zambrano González, del Instituto de Biología (IB) de la UNAM.

Durante una conferencia magistral, Zambrano propuso que los canales que rodean las chinampas y sirven de refugio al ajolote, tengan filtros biológicos de bajo costo y mantenimiento; así, esta especie podría cohabitar con la fauna nativa y, de paso, se elevaría la calidad del agua.

“Lo que falta es generar las condiciones para que este proyecto sea factible. Al realizar otros estudios en la misma zona, nos percatamos que en los últimos cinco años, entre el 12 y el 14 por ciento de los canales se habían urbanizando, lo que dificulta cualquier labor de preservación.”

El panorama podría ponerse peor aún, porque lo más probable es que la zona se encuentre totalmente urbanizada para el año 2050, refirió.

Sin embargo, esta prospectiva nos reveló que la transformación de áreas naturales en ciudad no es un fenómeno directo, sino un sistema complejo que comprende varios pasos y procesos.

“No pasamos de la chinampería al edificio así, sin trámites, sino de ésta llegamos al bosque secundario, de ahí a la agricultura y luego al bosque abandonado, para finalmente llegar a la urbanización”, detalló en el auditorio “Ángel Bassols Batalla” del Instituto de Investigaciones Económicas.

En el Distrito Federal, de 1973 a 2002, se urbanizó 17 por ciento de territorio de conservación, y de 2005 a 2009, la cifra se duplicó. “De seguir con esta inercia, acabaremos con estas zonas.”

Cortesía de Teorema Ambiental
Publicado en RazonEs de Ser

No hay comentarios.: