Recibe todas las novedades en tu mail

La Gravitación Universal - Newton después de Newton


El éxito de la Gravitación Universal


Una vez obtenida la expresión para la fuerza gravitacional entre dos objetos, Newton la empleó para estudiar e interpretar un gran número de fenómenos naturales. Algunos de estos fenómenos son:

Las atracciones gravitacionales entre el Sol y la Tierra causan mareas.
El fenómeno de las mareas oceánicas consiste en la fluctuación del nivel de agua del mar produciendo lo que se llama marea alta y marea baja.
La explicación de este fenómeno la dio el propio Newton al afirmar que la atracción entre el Sol y de la Luna producía estas mareas.
La Luna, al estar mucho más cerca de la Tierra que el Sol, es la causa principal de las mareas. Cuando la Luna está justo encima de un punto dado de la superficie terrestre, ejerce una fuerza de atracción del agua, que, por lo tanto, se eleva sobre su nivel normal. El agua que cubre la porción de Tierra más lejana de la Luna también está sometida a atracción; se forma así otra elevación que proporciona el fundamento de una segunda onda. La cresta de onda situada bajo la Luna se llama marea directa, y la del lado diametralmente opuesto de la Tierra se llama marea opuesta. En ambas crestas, prevalece la condición conocida como de marea alta, mientras que a lo largo de la circunferencia formada por las zonas perpendiculares al eje de mareas directa y opuesta se producen fases de marea baja.

El eje de la Tierra cambia de dirección continua y lentamente
Uno de los mayores exitos de Newton fue lograr explicar el fenómeno de la precesión del eje de rotación de la Tierra.
En la época de Newton ya se conocía bien el hecho de que el eje de rotación de la Tierra no posee una dirección fija en el espacio, sabiendo que gira muy lentamente alrededor de la normal desplazándose su eje de rotación en sentido opuesto.
Este movimiento descripto por el eje de rotación de la tierra se denomina "precesión del eje de la Tierra"
El tiempo que dicho eje tarda en dar una vuelta completa en torno a la normal (periodo de precesión) tiene el valor de 26.000 años

Los planetas experimentan ligeras perturbaciones en sus órbitas elipticas.
Dichas órbitas serían una elipse perfecta si sobre el planeta sólo actuara la fuerza gravitatoria del sol.
Newton, utilizando una vez más su Ley de la Gravitación Universal, demostró que estas variaciones en la órbita de un planeta determinado se deben a las atracciones que los demás planetas ejercen sobre él.

Fragmento de un trabajo realizado por:
Pablo Nicolás Correa-Hernández
Pablohsn6@conectate.com.uy
Montevideo - Uruguay

En Monografías.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

pzz esta s chido leeamlooo.falta un poco mas d innfoormaciioon