Recibe todas las novedades en tu mail

El regreso de los Neanderthales


Fuente de la noticia: Diario El Día de La Plata

"Es posible clonar un Neanderthal", dijo científico de Harvard
El experto,George Church, es profesor de genética y asegura tener fósiles con ADN suficiente para dar vida a la especie extinguida hace más de 33 mil años
---
Info complementaria:
Hemos tomado fragmentos del excelente trabajo publicado en
http://perso.wanadoo.es/s915083000/neanderthales/neander1.htm

Los neanderthales eran homo sapiens (nosotros somos homo sapiens sapiens). Con esta denominación se pretende establecer una diferencia con respecto a su grado de desarrollo intelectual.
Las reconstrucciones realizadas sobre la base de sus huesos fósiles permiten acercarnos a unos seres demasiado parecidos a nosotros. Pero, si nos fijáramos bien comprobaríamos que no son exactamente como nosotros, pertenecen a otra especie.

Caminaban erguidos. Su piel y sus cabellos eran claros por vivir en latitudes europeas donde la radiación solar no es fuerte. Muy corpulento pero no muy alto (mediría entre 1,55 y 1,65 cm). Sus piernas y brazos eran más bien cortos, un individuo adaptado al frío glaciar de Europa. Al ser mucho más musculoso y fuerte que nosotros también tenía unos huesos más gruesos que soportaran el peso de esa masa muscular.


Ojos algo hundidos y enmarcados por unos arcos supraorbitales que sobresalían ligeramente bajo la frente. Sin lo que conocemos en nosotros como "barbilla" o "mentón" sobresaliendo hacia abajo. Cara ancha y pómulos pronunciados, nariz ancha con una amplia cavidad nasal y de gran tamaño.


Cabeza alargada con una cara “inflada” que formarba una cámara de aire que aislaba al cerebro y a los pulmones del frío exterior.

Boca como una tenaza que usaban como lo que los expertos denominan “tercera mano”, por lo que su desgaste dental era considerable.

Eran muy fuertes y gracias a ello podían cazar grandes animales. Las técnicas de caza eran variadas y también eficaces. Vivieron en el planeta entre 50.000 y 70.000 años.
Pero no se limitaban a cazar, también ejercían el carroñeo. Además eran muy hábiles recolectando vegetales, frutos y raíces, básicos en su dieta gracias a su gran conocimiento del medio. También usaban el fuego de forma sistemática, es decir, lo producían cuando lo necesitaban.

Sabían realizar instrumentos que utilizaban para casi todo. Los bifaces y raederas les ayudaban a cortar tendones, pieles, fibras, trabajar la madera para fabricar lanzas... según nos indican los análisis microscópicos sobre sus filos. Estas últimas estaban diseñadas para ser arrojadas, seguro que su potencia era alta porque eran fuertes pero no demasiado eficaces.Se han encontrado lanzas de madera de hace 400.000 años en la turba de una antiguo pantano en Schöningern (Alemania) junto con restos de caballos, la más larga medía dos metros. También en Catalunya existen yacimientos donde se ha podido verificar la existencia de antiguas lanzas.

Las herramientas fabricadas por los neanderthales se caracterizaban por crear la talla a partir de un núcleo de piedra preparado para tal fin, y lo hacían muy bien. Son del tipo musteriense que permaneció inalterable durante toda su existencia.

Tampoco hay ningún tipo de collar, brazalete, dientes o huesos perforados asociados con los neanderthales, por lo menos hasta la época de transición hace 30.000 - 35.000 años.

No sabemos a ciencia cómo hablaban, pero lo hacían. Tenían la capacidad física para emitir sonidos como nosotros y a la fuerza tenían que comuncarse, porque las actividades que realizaban (caza, fabricación herramientas, enterramientos...) exigían el habla para su posible realización. Para poder articular sonidos es indispensable que la laringe tenga una morfología adecuada, y los fósiles encontrados parecen indicar que los neanderthales la poseían. Puede que su vocabulario no fuese tan numeroso como el nuestro ni su fonación idéntica, pero su comunicación debió ser intensa porque su vida social era muy activa.


Los neanderthales existían con seguridad en Europa hace 230.000 años. Evolucionaron aquí durante cientos de miles de años aislados geográfica y genéticamente, es decir que son una especie endémica, propia y característica de Europa que luego se trasladó hasta Oriente Medio.


Pero, el llamado "hombre de neanderthal" no surgió de la nada. Sus antepasados llegaron de África hace al menos 780.000 años y poco a poco fueron transformándose para adaptarse a las condiciones climáticas europeas. La evolución del neanderthal no fue homogénea. Parece que hay muchas particularidades locales (por ejemplo, el neanderthal de Oriente medio no es igual que el de Europa), se produjo una evolución en mosaico, una cadena de etnias con características neadnerthales cada vez más acusadas.

Nos podemos imaginar que las enfermedades, hipotermias, infecciones, hambrunas, ataques de animales y accidentes debidos a la caza o a los desplazamientos mantenían a raya la población de neaderthales. Pero, qué pasaba cuando un neanderthal dejaba de existir.

Los neanderthales enterraban a sus muertos. Que tras los enterramientos hubiese un ritual simbólico es algo difícil de demostrar a todo el mundo sin dudas. A la hora de analizar las pruebas llegadas hasta nosotros, debemos quitarnos de encima prejuicios e ideas culturales previas. Se trata de un tema que del que nunca conoceremos la verdad, a no ser que se encuentre algún documento escrito de la época o que se invente la máquina del tiempo, por lo que dar vueltas y vueltas sobre el mismo no nos llevará a nada.
---


No hay comentarios.: