Recibe todas las novedades en tu mail

¿Por qué nos es difícil educar nuestro cerebro en el ámbito educativo?

Dr. Armando Barraza Cuellar

El autor nos lleva a través de analogías, meta-analogía y auto-analogía, a navegar en el mundo maravilloso, ¡asombroso!, precioso, amoroso del cerebro con toda su simplicidad y complejidad en sus diferentes niveles de su enorme capacidad, y que además se presta a que lo moldeemos, ya que él, es neuroplasticidad. Y vamos a navegar a través del cuerpo, de la mente y del cognitivo, para poder integrar, lo que por muchas décadas han estar des-integrados, y lo vamos también a re-integrar, para poder entender la relación que existe entre la enseñanza y el aprendizaje, y claro que debemos de modificar nuestras actitudes, también vamos a tratar de educar a nuestro cerebro, a través de mucho trabajo, elaborando , crucigramas pasicoeducativos, mapas mentales y mapas conceptuales, y sin olvidar la lectura, escritura y, reflexionar en cada una de esas actividades.
---
Inicio diciendo que en el momento de la concepción, el nuevo ser (hombre o mujer) venimos ya con ocho generaciones (cuatro de parte del padre y cuatro de la madre). El cerebro es el ultimo órgano que llega a su madurez, lo que le da su enorme capacidad, y tarda para ello tres años de edad en el individuo. Ya está totalmente listo nuestro cerebro, lo que necesita es que lo eduquemos. Y es aquí donde entra en acción.

Nah. 3: 14-16.
Provéete de agua para el asedio (sitio),
Refuerza tus fortalezas; entra en el lodo,
Pisa el barro, refuerza el horno.
La espada, te devorará como pulgón (langosta); multiplícate
como langosta (oruga), multiplícate como el langostón (langosta).
Multiplicaste tus mercaderes (comerciantes) más que las estrellas del cielo;
La langosta (huevo, larva y oruga, capullo, mariposa- metamorfosis)
Hizo presa, y voló.
Lo escrito, es una analogía para nuestras vidas (metamorfosis) Aquí nos quiere decir el escrito a nosotros los seres humanos cómo podemos, crecer : intelectualmente, corpórea y cognitivamente, claro que todo esto es personal. Sólo yo sé hasta donde quiero llegar en este peregrinar hasta al final de mi existencia, así como la mariposa tiene sus diferentes procesos: huevo, larva, oruga - su capuchón - y al final en mariposa. 

El ser humano tiene sus propios procesos en su integridad. Para yo llegue a la plenitud en toda mi integridad, debo de entender voy a pasar por diferentes procesos, pruebas y me espera mucho trabajo, muchos cambios que debo de hacer tanto en mi interior como en mi exterior. Y mientras vayamos avanzando en esto, necesitamos ayuda de grandes investigadores y ciencias. Una de ellas es la ciencia neuroplasticidad (Rita Levi Montalcini), y también tenemos a la ciencia cognitiva, las dos nos van a ayudar mucho, para poder entender, comprender, discernir, educar, dirigir, disciplinar, y sobre todo que es arte, y con la ayuda metodológica sistemática vamos a poder a llegar hasta donde uno quiera (o queramos llegar).

Hay que recordar que nuestro cerebro está integrado por: 
-el sistema límbico, 
-el sistema nervioso central, 
-el sistema nervioso periférico y 
-el sistema nervioso autónomo, 
y todo ello están las cien mil millones de neuronas (existen neuronas mono polares, bipolares y multipolares).

Ahora bien, el sistema límbico está integrado por: 
-la corteza cerebral, 
-el cerebelo, 
-el cuerpo calloso, 
-el pedículo pellicidum, 
-el tálamo, 
-el hipotálamo, 
-el ganglio basal y 
-el hipo campus. 

Es este sistema donde se encuentra la conciencia, la inteligencia, el intelecto, la sapiencia , el docto, la memoria, el aprendizaje, la conducta emocional, la atención, el lenguaje, nuestro equilibrio, actividades somáticas, metales y cognitivas, la integración,

Si paramos por unos minutos para reflexionar, vamos a saber que en el sistema límbico están todas las funciones que necesitamos para poder educar a nuestro cerebro, todo es cuestión de uno se lo proponga, y de tiempo, de experiencias, de paciencia, de procesos, pero tenemos que dejar atrás nuestras actitudes negativas como por ejemplo: la pereza, la apatía, el conformismo y, la resistencia al movimiento.

Tenemos que ser positivos, disciplinados, auto-reflexivos, obedientes, trabajadores, ordenador, estar bien alimentados, nuestro baño diario, y una excelente respiración (inspiración y espiración) diariamente.

Con todos los antecedentes, viene la pregunta: ¿Por qué nos es muy difícil educar a nuestro cerebro en el ámbito educativo?

Si tenemos todo para poder cambiar. ¿Por qué no queremos? ¿Por qué nos aferramos a seguir igual, así como somos hasta hoy?

Respecto a mi persona, me pregunto una y mil veces ¿Por qué no cambio? ¿Por qué no educo mi cerebro? Y además él está presto para ese cambio, me lo pide a gritos segundo a segundo, y yo, no le presto su atención como debe de ser. Me resisto a ese cambio, soy conformista, soy perezoso, apático, incompetente, inepto y hasta mediocre, pero, porque yo así lo quiero, qué miserable vida estoy llevando, y todo porque así lo quiero. Y qué tristeza que teniendo todo, no quiera yo cambiar, y que lamentablemente  ¡me asombro! de que me suceda todo esto, teniendo todas las herramientas internas y externas, y que no las aproveche. Esto que si es muy lamentable.

Ahora bien, para poder educar al cerebro hay que trabajar a través de procesos y algunos de ellos son: 
- alimentación de alta calidad, 
-una respiración correcta, 
-baño diario, 
-elaborar acrósticos, 
-mapas mentales, mapas conceptuales, (Novak) 
y tener el hábito de la lectoescritura, 
y además la auto-reflexión día tras día.

El cerebro trabaja a través de procesos, y esto debe de ser a diario, durante el día y durante la noche. La alimentación de alta calidad es, por ejemplo, frutas, verduras, nueces, almendras, pistachos, semillas de girasol, de ajonjolí, cacahuates y carnes blancas.

La clave de tener éxito es la disciplina, la obediencia, la humildad, el interés, la atención, la metodología, la sistemática, la inteligencia, y el amor.

Ahora bien. ¿cómo le haremos para llegar a tener un cambio interno, tanto en el cuerpo, la mente, y cognitivo? 

Pues bien, empecemos.

Nuestro cuerpo necesita cuidados, y para ello hay que alimentarlo bien a sus horas, y después, la ingesta de agua. Necesita también frutas y verduras, baño diario, respiración correcta (inspiración y espiración) dormir diariamente cinco a siete horas (Vasconcelos). Todo ello nos lleva a una limpieza orgánica y cerebral.

También estos cambios nos llevan a tener el hábito de la lectura y escritura y llevar a cabo una auto-reflexión en cada lectura y en cada escritura . Y no hay que olvidar la elaboración de acrósticos, mapas mentales, conceptuales reflexionando en cada uno de ellos. Y llevarlos a la práctica, es decir teoría- práctica, enseñanza-aprendizaje, estudiante-docente, oidores-hacedores, investigación-acción, ir a una simplicidad y complejidad (Morín) etc. 

Me pregunto: 
¿Se podrá hacer bien las cosas, para que iniciemos la educación de nuestro cerebro? 
¿Se pondrá llegar hasta el final de nuestra existencia? 
¿Qué es lo que nos detiene, y hasta nos da miedo de iniciar el proceso, para educar a nuestro cerebro? ¿Qué factores intrínsecos y extrínsecos intervienen para que no podamos iniciar y lograr a educar a nuestro cerebro?

Creo que todo depende de cada uno de nosotros, y debemos de entender que toda superación integral es personal. Y me interrogo: ¿Hasta dónde quiero llegar?

Debo de cambiar de rumbo y antes de iniciar cualquier proceso hay que parar unos minutos para ponerme a reflexionar, para saber por dónde debo empezar.

Hay que recordar que debo iniciar en mi cuerpo, en mi mente y en lo cognitivo.

Anteriormente hablé del cuerpo. Ahora hay que hablar de la mente y lo cognitivo, y hay que ejercitar algunas partes de ellos mismos.

Hay que empezar a cambiar hábitos. Hay que disciplinarnos y dejar atrás la pereza, la apatía y el conformismo. Después hay que elaborar acrósticos, mapas mentales, conceptuales, y hay que leer y escribir día tras día y tratar de memorizar algunos párrafos de lo leído y además lo que nos sea significativo, cualquier actividad mental de la lectoescritura. 

También es de mucha ayuda la ciencia neuroplasticidad (Rita Levi Montalcini). La misma ciencia nos dice que el cerebro es una masa que la podemos moldear como queramos. Todo depende de uno. Esto es muy personal.

Con todo lo anterior podemos educar a los estudiantes en el aula primero en los diferentes niveles de simplicidad y complejidad (Morín), tanto horizontal como vertical. Creo que en cada clase podemos hacer que el/la aprendiz  vuelva a repasar la clase ya vista, pero ahora con una auto-reflexión, y se diga: 
-¿para qué me sirve esto que he escrito? 
-¿adónde me lleva esta enseñanza-aprendizaje? 
-¿en este momento lo puedo aplicar aquí en el aula, en la escuela, en la comunidad y hasta en mi familia? 
-Y si lo puedo aplicar, ¿cómo le hago? Y él o ella se deben responder esas interrogantes con respuestas positivas. 
Estoy totalmente convencido de que sí, de que se puede aplicar lo que se aprende en el aula día tras día, si uno quiere. Por supuesto que sí. Pues bien, ¡adelante!

Así como mariposa deposita sus huevos en el tronco de un árbol, y lo que llama la atención es que ella arroja un liquido especial y pegajoso, y cada vez que deposita ese liquido es para poner ahí su huevo, y así lo hace hasta que termina de depositar todos sus huevos, y en forma ordenada. Y son varios. Hay que mencionar que no todos los huevecillos son transformados en mariposas. Son pocos los que llegan al final de la jornada.

Ahora bien así como hay cambios y procesos del huevo hasta llegar a ser mariposa, así también hay cambios y procesos en el ser humano en sus diferentes etapas desde que nace hasta que muere.

Nacemos como homo-zoo, y homo-sapiens, y nuestra tarea es que lleguemos a ser más homo-sapiens, hasta llegar a tener dominio propio. Sé que sí se puede lograr. Nada más que debemos de trabajar todos los días, y es aquí donde vamos a hablar de los procesos que tiene que sufrir el hombre.

Tenemos que hablar de que somos tripartitas: cuerpo-mente-cognitivo. De estos tres elementos vamos a hablar, además de las costumbres, creencias, aptitudes y actitudes, y, además, del entorno socio-económico-político y antropológico que nos ha tocado vivir en este pleno siglo XXI. Y es por ello que nos urge de cómo podemos educar nuestro cerebro. Para poder iniciar los procesos de una educación de alta calidad a nivel superior, para el año 2021.

Pues bien, iniciemos primeramente con el cuerpo.

Aquí podemos decir que es muy importante la respiración profunda (inspiración y espiración), darse un baño diario sobre todo por la mañana, y después una buena alimentación de alta calidad nutritiva (comer frutas y verduras, nueces, almendras, pistachos, cacahuates, semillas de girasol, ajonjolí) y la ingesta de dos litros de agua diariamente. Dormir de cinco a siete horas cada noche.

Si cuidamos el nuestro cuerpo, nuestro sistema inmunitario, nuestros átomos (neutrón, protón electrón), nuestras células, nuestros tejidos, nuestros órganos, nuestros sistemas y nuestro cuerpo en su totalidad. Hay que recordar que nuestro cuerpo es tan importante que nacimos íntegros, y además somos tan complejos, y a la vez tan simplistas.

Recapitulando, si está bien mi cuerpo en todos sus niveles, por ende mi mente debe de estar lista para iniciar cambios, es decir, todo mi cerebro y mis dos hemisferios, mi sistema nervioso central, mi sistema nervioso periférico, mi sistema nervioso autónomo y mi sistema límbico. 

Se estudia en conjunto y por separado, pero no hay que olvidar que nuestro principal objetivo es de *educar a nuestro cerebro* y para ello tenemos a nuestros a nuestros amigos y son : Vyogotsky, Piaget, Ausubel, Novak, Carpio, Vasconcelos, Morín y Rita Levi, etc. 

Ahora bien, para que nuestro cerebro este bien sano, debemos alimentarnos nutritivamente, y darle diariamente dos litros de agua, y no hay que olvidar que debemos de comer: nueces, almendras, pistachos, cacahuates, semillas de ajonjolí, y de girasol. El mismo cerebro nos pide dos litros de agua diariamente. Y no hay que olvidar la buena oxigenación a través de una respiración correcta (inspiración y espiración). Así nuestras cien mil millones de neuronas estarán listas en su momento, tiempo, espacio y lugar para reactivarse e iniciar la formación de redes neuronales. Además tenemos una gran ventaja: que nuestro cerebro es una gran *masa de plasticidad* (Rita Levi Montalcini), y ella nos dice que al cerebro hay que educarlo, y solamente así vamos a llegar a ser un *homo-sapiens*

Tanto la ciencia Neuro-plasticidad como la ciencia Cognitiva nos invitan a que eduquemos a nuestro cerebro a nuestro modo, y esto es hacer que deje de existir, dejar el egocentrismo. 
Para ello tenemos que organizarnos, desorganizarnos y re-organizarnos, y luego lo que viene enseguida:  enlace, desenlace y re-enlace. Nuestro cerebro nos pide nada más cinco a siete horas de dormir para que él pueda cargar su energía, para reactivarse una vez más para todo ese día. Además debemos leer, leer, leer, leer, y leer, para que venga enseguida la escritura. Y después de esto tenemos que auto-reflexionar, y nos faltaría la elaboración de acrósticos, mapas mentales, mapas conceptuales, etc.

Con todo lo anterior, podemos seguir adelante, y lo enlazamos con lo cognitivo.
Hay que recordar que el ser humano es tripartita (cuerpo-mente-cognitivo), y para que ligue el todo y sus partes, y las partes del todo (Morín).

Necesitamos que el ser humano esté íntegro para que estemos al cien por ciento en toda nuestra integridad, y es cuando vamos dejando atrás (sumergido) al homo-zoo y emergerá el homo-sapiens.

Sabemos que vamos a luchar contra gigantes y no, nos van a dejar. ¿Quiénes son esos gigantes? Pues bien, son nuestras creencias, nuestras costumbres, nuestras aptitudes, nuestras actitudes, nuestra pereza, nuestra apatía, nuestro conformismo que venimos arrastrando ya por muchas décadas, y una incompetencia, una ineptitud y hasta una mediocridad. Tampoco nos ha dejado la resistencia al movimiento.

Si no nos sacudimos de todo lo que nos estorba, no vamos avanzar, y ahí nos quedaremos.

Hay que recordar a Vygotsky, a Piaget, a Ausubel, a Novak, a Carpio, a Vasconcelos, a Morín, y a Rita Levi etcétera etc. Todos y cada uno de ellos nos han legado grandes aportaciones a través de sus escritos para nuestro desarrollo y avance físico y mental, y sobre todo en lo intelectual, para iniciar una investigación- acción. Y también en el ámbito educativo que hoy nos toca hablar. 

Por ejemplo si nos toca el tema del hueso húmero en el aula con los estudiantes del primer semestre (agosto-diciembre del 2011), vamos a esquematizar el interior del hueso, para poder visualizar las células que son los osteocitos, osteoblastos y osteoclastos, y vamos hablar en sus diferentes niveles de simplicidad y de complejidad (Morín). Estas tres células que trabajan en el interior del hueso en su conjunto y a la vez separadas, donde cada una de ellas se dedica a su trabajo para que el mismo sistema esquelético esté en conjunto listo para que siga creciendo en orden, sistematizado en cada tiempo, espacio y lugar. Y así lo hacen los átomos, las células, los tejidos, los órganos, los sistemas y en su totalidad es decir la integridad (cuerpo-mente y cognitivo).

Recapitulando: Para llegar hacer íntegros, desíntegros y re-íntegros en nuestro diario vivir, se necesita mucho trabajo en las tres esferas que son: cuerpo-mente y cognitivo, y cada uno de ellos se necesita de mucho cuidado en todos los aspectos. 

En cada detalle, segundo a segundo, en el caso del cuerpo pues ya lo hemos mencionado varias veces anteriormente en lo que respecta la mente de igual manera. Y por supuesto lo que sigue es lo cognitivo, como también ya hemos hablado. 

¿Crees que a estas alturas ya estamos conscientes de un discernimiento preciso y con ideales bien firmes? ¿Qué es lo que quiero? y ¿hasta dónde quiero yo llegar? Sí, ¡voy a la sima, o a la cima!.

Pues bien, todo depende de mí, ¿Hasta dónde quiero llegar? Pues bien, nada más me queda decir que ¡adelante! y ¡ánimo!

Auto-reflexión

Para pre terminar, nos vamos a la meta-cognición que significa una auto-reflexión, y esto es que voy a analizar en profundidad, me interrogo y a la vez me contesto a mi mismo: 
me voy al pasado cuando mi padre hablaba con mi madre, y llegaron a un acuerdo de que yo viniera a vivir por un tiempo a este planeta tierra. De los cuatro a cinco millones de espermatozoides de mi padre, sólo uno fue por el óvulo de mi madre. Y bien, ¿qué creen? Pues bien, ese espermatozoide soy *yo*.
¿Seré acaso muy importante? 
¿Habrá otro individuo igual que yo en este planeta tierra? 
Y, me pregunto ¿soy único? Y me contesto: ¡no hay otro igual que yo! En los cuatro vientos de la tierra.

Pues bien, si soy tan importante, por qué no utilizo ¡la enorme capacidad interna que tengo en todo mi ser!.

 Ahora bien, tengo la ayuda de mis queridos amigos: el por qué, el para qué, el cuándo, el dónde, el qué, el quién.  Y además con la gran ayuda de los grandes psico-pedagogos, sociólogos, científicos, maestros, filósofos y estudiantes. Todo ello es para que yo inicie, y además cambie mi actitud, mi carácter. Puedo modificar mi aprendizaje (Carmen Carmona).
Y además, como dice el autor de este artículo, "Sembremos en el desierto de los cuatro vientos. Ha empezado a llover" (Barraza).

Tengo todas las herramientas internas y externas para iniciar este maravilloso mundo que me está esperando, que es tanto mi interior como el exterior, y así ser libre, así como fue la oruga cuando ya era una mariposa.

Y asimismo yo tendré esa luz (el saber que es la inteligencia), que ha estado, estuvo y estará siempre dentro de mí.

Siempre me he preguntado: ¿por qué es tan difícil de educar al cerebro? Sí, sé que es ahí donde está todo el poder, la sabiduría, la prudencia, la mansedumbre, el amor, la misericordia. Además es ahí donde están las cien mil millones de neuronas.

Y si hacemos un recordatorio, nos vamos a nuestro pasado y nos preguntamos: ¿De dónde venimos? Pues bien, venimos de dos células, y cada célula tiene en su interior un núcleo, y en su interior hay un átomo, y en cada átomo se encuentran en su interior: electrón, protón y neutrón, y llegamos a la conclusión de que "somos átomos".

Y si tenemos todo esto y más, ¿por qué no cambiamos?  Es decir, si yo educo mi cerebro lo demás viene por añadidura. Educo mi mente, mi cuerpo, y así lo integrado, desintegrado y re-integrado, y seré un estudiante o profesor o lector(a) con un dominio propio.

Les pregunto: ¿se podrá? ¿O acaso estoy soñando? ¿Ustedes qué dicen? Se aceptan aportaciones. ¡Ánimo! ¡Hay que seguir adelante!

Estoy seguro que si iniciamos el largo camino, muy difícil pero que urge, de educar al cerebro, él siempre nos lo va a agradecer porque vamos a ser otros en todos los aspectos, tanto somático, como mental cognitivo, y nuestros pensamientos, nuestro lenguaje, van a hacer diferentes, y nuestro interior va a ser otro, y por ende nuestro exterior será otro, por supuesto que sí. Y en todos los niveles de la simplicidad y complejidad (Morín).

Si cada uno de nosotros nos fuésemos a nuestro interior, y viéramos como trabajan nuestros átomos, células, tejidos, órganos, sistemas, nuestro cuerpo mismo en toda su integridad, nos quedaríamos con la boca abierta, ¡asombrados! ¡maravillados! ¡Atónitos!

Es algo sorprendente, maravilloso, asombroso, y hasta lloraríamos de pura vergüenza nuestra flojera, nuestra pereza, nuestra forma de ser, y no ser lo que en verdad deberíamos ser. 

¿Cómo es posible que el reino animal y vegetal nos den ejemplos maravillosos, didácticos, educativos, de cómo se debe vivir? ¡Y es una vergüenza que no queramos educar a nuestro cerebro!

Ahora bien, tenemos que estar bien despiertos, ya que estamos viviendo tiempos muy difíciles. Se ha perdido el respeto, la armonía, la moral. Se ha distorsionado la ética, lo social, lo antropológico y hasta lo político. Ya no queremos estudiar, ser puntuales para llegar a nuestras clases diariamente. No queremos leer, ni escribir, ni mucho menos reflexionar día a día. Es más, se nos ha olvidado hasta de saludar a los demás compañeros. Tenemos una tremenda resistencia al movimiento, al cambio interno y externo. Ya queremos todo facilito, no queremos batallar nada y para nada. Somos unos perezosos, unos holgazanes, unos conformistas, y nos envuelve la mediocridad. 

La verdad no sé qué va a suceder más adelante. Hasta el mismo planeta Tierra está sufriendo tremendos cambios internos, la misma flora y fauna, y hasta el eco-sistema han cambiado. ¡Vamos muy rápido a un CAOS!

En verdad necesitamos hacer un alto, por unos minutos, y debemos reflexionar profundamente para hacer un autoanálisis, para que de una vez por todas empecemos a hacer ese cambio en nuestro interior. Nuestro cerebro nos lo estado gritando ya desde hace mucho tiempo.

Creo que ya es tiempo de que tomemos esto muy en serio, y además hay que entender, comprender, y discernir que esto es "PERSONAL".

Con lo que hemos recorrido todos y cada uno de nosotros, tenemos todas las herramientas necesarias para reiniciar el proceso del cambio, de educar a nuestro cerebro: 
-si yo estoy consciente que nací de dos células, 
-que soy átomo, 
-que soy tripartita (soy cuerpo-mente-cognitivo), 
-que tengo en mi interior orgánico tejidos, órganos y sistemas, y que tiene mi cerebro mas de cien mil millones de neuronas, 
-que tengo la enorme capacidad de cambiar, de modificar, de reiniciar cambios, 
-que existen herramientas psicopedagógica didácticas, y que además cuento con la ayuda de grandes pedagogos, filósofos, sociólogos, maestros 
-y por supuesto la gran ayuda de los estudiantes, 
con todo ello y más, ya si no cambio es porque definitivamente NO QUIERO CAMBIAR, y así quiero estar siempre: inepto, incompetente y hasta mediocre.

Termino diciendo, que vengo de dos células (espermatozoide y ovulo), de átomos (neutrón, electrón y protón) de células, de tejidos, de órganos y de sistema de sistemas, y que todos y cada uno de ellos, llevan varios procesos de simplicidad y complejidad (Morín), y además tengo doscientos siete huesos, y un corazón que a los tres semanas de gestación por parte de mi madre ya iniciaba sus latidos hasta el día de hoy.

También tengo un cerebro que es el último órgano que llega su madurez, cuando yo tenía tres años de edad, y debo decir que él tiene más de cien millones de neuronas (monopolares, bipolares y multipolares), y que mi cuerpo tiene más de seiscientos músculos, y arterias, venas y nervios... Tengo eso y más elementos anatómicos. 

Además cuento con la ayuda de grandes pedagogos, filósofos, socio- antropólogos, psicólogos, debo de mencionar algunos de ellos: Vygotsky, Piaget, Ausubel, Novak, Carpio, Vasconcelos, Morín y Rita Levi y
otros más. 

Por ejemplo, nos son de mucha ayuda la ciencia cognitiva y la ciencia neuroplasticidad (Rita Levi), y que todos y cada uno de ellos nos han legado sus riquezas intelectuales a través de sus escritos.

Y tenemos también a nuestro alcance mucho material psico-didáctico como los mapas mentales, los mapas conceptuales, los acrósticos, y además están sus libros.

No debo de olvidar que soy imagen y semejanza de mi SEÑOR, DIOS.
¿Qué más puedo pedir? Tengo todo para poder cambiar, y de poder educar mi cerebro. 
La pregunta es: ¿por qué no me atrevo a educar mi cerebro?
¿A qué le tengo miedo? ¿Acaso le tengo miedo a ese cambio? ¿O a que no sea yo ya el mismo?

Pues bien, de eso se trata, de ser integral tanto en mi cuerpo, en mi mente y en mi cognitivo. Pero, me resisto a ese cambio. ¿Por qué me gustan tanto la pereza, la apatía y el conformismo?

De todo lo anterior escrito, sé que soy peregrino, que un día me voy a morir. Si mucho, llegaré a los setenta, o a los ochenta, quizás pueda ser que llegue a los noventa, lo que mi SEÑOR, Dios diga. Que se haga su voluntad.
¿Llegaré a ser integro, con todas mis facultades físicas y mentales?
¿Podré yo solo sobrevivir ante mi familia y ante la sociedad?
¡No lo sé! 
Es por ello que URGE ESE CAMBIO, ES DECIR "EDUCAR MI CEREBRO".

Y termino diciendo mi frase: 
"SEMBREMOS EN EL DESIERTO DE LOS CUATRO VIENTOS. HA EMPEZADO A LLOVER" (Barraza).
Bibliografía
-Amaya Guerra Jesús. (2006). Fracasos y Falacias de la Educación Actual.
-Guía para padres y maestros orientando a revalorar lo importante de la educación. México. Trillas.
-Bernal González María del Carmen. (2005) La Teoría Pedagógica de José Vasconcelos. México. Trillas.
-Bruner S. Jerome. (2001). El Proceso Mental en el Aprendizaje. Madrid. Narcea.
-Piaget Jean. (1967) Biologia y Conocimiento. México. Siglo veintiuno editores.
-Vyotsky. S. Lev. (2006). Pensamiento y lenguaje. México. Ediciones Quinto Sol

Curriculum vitae.
Armando Barraza Cuellar.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.
UACJ-ICB.
Médico-docente.
Maestría en: Docencia Biomédica
Estoy hoy en día ejerciendo la docencia en la UACJ-ICB.
Correos electrónicos: 

No hay comentarios.: