Recibe todas las novedades en tu mail

vecino de campo de la estancia de Pardo

Quiero recordar a Adolfo Bioy Casares no como el célebre escritor que fue sino simplemente como su vecino de campo de la estancia de Pardo.

"Pardo es el lugar de la patria que más quiero" repetía a quien quisiera escucharlo. En este pueblo de 400 habitantes y calles de tierra creo que casi nadie leyó a Bioy pero sí lo recuerdan los más viejos. Sus antiguos alambradores, domadores, puesteros y mucamas siempre añoraban la humanidad del Bioy patrón. El escritor siempre se jactaba de haber sido un pésimo administrador pero de haber logrado escribir sus mejores obras en Rincón Viejo. La Invención de Morel y las primeras colaboraciones con Jorge Luis Borges se hicieron en esta estancia sin luz eléctrica y con goteras por todos lados.



Los Bioy llegaron a Pardo aproximadamente en 1836. El Dr. Adolfo Bioy, padre del escritor, era famoso en el pueblo. A mis abuelos les hizo la sucesión de sus campos y se destacaba más que como abogado como una especie de juez frente a las pequeñas rencillas pueblerinas.



El Dr. Adolfo Bioy fue también escritor, autor de dos volúmenes de memorias de excelente prosa "Antes del 900" y "Años de Mocedad" que pude editar gracias a la generosidad y a la admiración que Bioy Casares sentía por su padre (hasta sus últimos días el escritor tenía delante de sus ojos un retrato de su padre y, aún casi 40 años después de su fallecimiento, no se lograba recuperar de esta pérdida).



La escuelita de Pardo se llama Juan Bautista Bioy y fue donada por el abuelo del escritor. Allí las maestras enseñan historia y literatura a los chicos del pueblo ilustrándolos con las aventuras del Indio Catriel y otros personajes de las obras del Dr. Bioy.



Mi madre siempre recordaba a Borges y a Adolfito de a caballo recorriendo los campos o fotografiando paisanos. La última vez que se lo vio en Pardo fue durante unas inundaciones en donde Bioy ofreció refugio en su campo.



Hace poco el Consejo Deliberante del partido de Las Flores impuso el nombre de Juan Bautista Bioy a la única avenida del pueblo y acababa de aprobar la edificación de un monumento a la familia en un lugar central de Pardo. Bioy no llegó a inaugurarlo.

No quisiera que se pierda la memoria del Sr. Bioy como hombre de campo y de su familia detrás del impresionante brillo de su literatura.







Juan Antonio Lázara

Vecino del pueblo de Pardo

lazara@estudios.com.ar

(http://www.lanacion.com.ar/99/03/09/G01.htm )

************************

Vista: http://ajedrezyborges.blogspot.com/

http://cienalmas.blogspot.com/

No hay comentarios.: