Recibe todas las novedades en tu mail

¿Destruirias voluntariamente un país con un Tsunami?

Durante la Segunda Guerra Mundial investigadores neo-zelandeses intentaron elaborar una máquina para provocar tsunamis [artificialmente] que podrían ser utilizados contra el Japón.

Los trabajos fueron dirigidos por el australiano Thomas Leech de la universidad de Auckland [en Nueva Zelandia]. El proyecto llevaba el nombre código de «Projet Seal». Numerosas experiencias a pequeña escala fueron llevados a cabo entre 1944-1945 en Whangaparaoa. Estas experiencias fueron de un gran éxito.


Los Estados Unidos consideraban que este programa prometía mucho, tanto como el «proyecto Manhattan» de fabricación de una bomba atómica. En ese sentido nombraron al doctor Karl T. Compton para que hiciera la conexión entre las dos unidades de investigación. Compton era el presidente del MIT. Él ya había reclutado anteriormente a numerosos sabios y científicos en el esfuerzo de guerra emprendido y era además una de las ocho personas encargadas de aconsejar al presidente Truman sobre la utilización de la bomba atómica. Él pensaba que ésta [la bomba] podría dar la energía necesaria al equipo investigativo de Leech para provocar tsunamis más poderosos.

Los trabajos de Thomas Leech fueron continuados durante la Guerra Fría. En 1947, [el rey] George VI elevó el rango del sabio a la dignidad, nombrándolo Caballero del Imperio Británico para recompensarlo por haber elaborado una nueva arma.

El «Proyecto Seal» continuaba siendo un secreto militar. Lo que no se dijo en esa época fue que él [Thomas Leech] era recompensado por haber creado la bomba para generar tsunamis.

Posteriormente, los servicios de EEUU se encargaron de hacer creer que estas investigaciones nunca existieron y que todo esto no era más que un señuelo para impresionar a los soviéticos. Sin embargo, la veracidad de los ensayos de Leech ha sido comprobada y establecida en 1999, cuando una parte de la documentación fue desclasificada por el ministerio de Nueva Zelandia de Relaciones Exteriores. Oficialmente los estudios han sido retomados hoy por la universidad de Waikato

Se ignora si las investigaciones anglo-sajonas prosiguieron durante los años 60, pero se volvieron a ellas por las circunstancias, cuando se decidió proceder al abandono de las pruebas nucleares en la atmósfera. En adelante, las pruebas nucleares serían submarinas.

Los Estados Unidos temían provocar involuntariamente terremotos y tsunamis. Por tal razón ellos querían saber ahora cómo hacerlo voluntariamente.

link: http://www.dailymotion.com/swf/x8v3vy&related=0

Oficialmente, al final de la guerra de Vietnam, los Estados Unidos y la Unión Soviética renunciaron a las guerras que implicaban al Medio Ambiente o lo afectaban (terremotos, tsunamis, trastornos del equilibrio ecológico de una región, modificación de las condiciones atmosféricas -nubes, precipitaciones, ciclones y tornados-, modificaciones de las condiciones climáticas, de las corrientes oceánicas, del estado de la capa de ozono o de la ionósfera) firmando para ello la «Convención sobre la prohibición de utilizar técnicas para modificar el medio ambiente a fines militares u otros fines hostiles» (1976).

Sin embargo, a partir de 1975, la URSS inició nuevas investigaciones de Magnetohidrodinámica (MHD). Se trataba de estudiar la corteza terrestre y de pronosticar los sismos. Los soviéticos estudiaron la posibilidad de provocar pequeños sismos para evitar uno grande. Estas investigaciones fueron rápidamente militarizadas. El resultado fue la construcción en el Pamir de la máquina de hacer terremotos.

Cuando la Unión Soviética se derrumba y el sistema comunista se desmantela, los responsables de este programa deciden pasar a los Estados Unidos por fines de lucro, pero como sus investigaciones no estaba concluidas ni acabadas, el Pentágono rehusó pagar. En 1995, mientras que Rusia estaba gobernada por Boris Yelsin y el oligarca Viktor Chernomyrdin, la US Air Force reclutó a los investigadores rusos y su laboratorio en la ciudad de Nizhni Nóvgorod. Allí construyeron una máquina mucho más poderosa, la Pamir 3, que fue probada con éxito.

El Pentágono compró entonces a los hombres y el material y lo transportó a los Estados Unidos, en donde fueron integrados al programa HAARP.

link: http://www.youtube.com/watch?v=-l6Q8Q1smwg

La posibilidad de haber empleado la arma sísmica ha sido invocada en varias ocasiones en el transcurso de estos últimos años, sobre todo respecto a Argelia y Turquía.

Sin embargo el caso más discutido es el terremoto de Sichuan (China) el 12 de mayo 2008 [poco antes que se inauguren los Juegos Olímpicos en este país]. Durante los 30 minutos que precedieron el terremoto, los habitantes de la región observaron inhabituales colores en el cielo. Si algunos ven en estos acontecimientos como «mensajes del cielo» retirando su confianza al Partido Comunista, otros los interpretan de manera más racional.

link: http://www.dailymotion.com/swf/x5ml3k&related=0

30 minutos antes del terremoto de Sichuan

La energía utilizada para provocar el terremoto habría provocado las perturbaciones en la ionósfera. En los meses que siguieron [a esta tragedia], el internet y los medios de comunicación chinos difundieron y discutieron esta hipótesis, hoy considerada como cierta por la opinión pública china.

Tsunami del 2004 ¿Provocado por Bomba atomica?

Especulaciones sobre que este tsunami fue provocado artificialmente por un arma atómica norteamericana en base a estos razonamientos:
* Un terremoto se activa siempre por una frecuencia de resonancia electromagnética determinada y diferente de una explosión subterranea o bajo el mar (y justo fue lo que se registró, un racimo de ondas de compresión "P" )
* Un terremoto más potente, de magnitud 8.7 de la escala de Richter, el 28 de marzo del 2005 en la misma zona no provoco ningún tsunami; porque en esa zona nunca se generan tsunamis.
* The New York Times estuvo machacando con el recuerdo del "Tsunami Gigante" provocado por el terremoto de 1833 en la zona, cuando no existe constancia ni registro de tal tsunami. Las autoridades coloniales holandesas en Batavia (ahora Jakarta, Indonesia), quiénes en ese entonces eran muy admiradas para su meticulosa teneduría de libros, registraron copiosos archivos escritos de los daños de propiedad causados por el terremoto mismo, pero en absoluto, ni tan siquiera una palabra sobre algún tsunami. Simplemente porque nunca se han producido en esa zona
* El maremoto que sacudió al océano Índico en diciembre del 2004 diseminó desechos radioactivos

Varios científicos asociados a un proyecto de la ONU han hallado una "zona muerta" sin signos de vida animal en la costa de Sumatra (Indonesia), en torno al epicentro del maremoto, constituyendo un fenómeno sin precedentes.
 
(Enviado por Julio Victorio Puzzillo)

No hay comentarios.: